Boletín de la reunion nº 3783

Volver

Mi�rcoles 1� de diciembre de 2010

A�O XLVII N� 2213 La reuni�n de hoy������������������ 3783 Asistencia total � � � � � � � � � � � � � �78 Socios del Club���������������������������� 73 Invitados por el club � � � � � � � � � � 4 Invitados de socios � � � � � � � � � � � 1 Programa

  • Izamiento de banderas
  • Informe de secretar�a
  • Incorporaci�n de socios
  • Disertaci�n a cargo del Dr. Daniel Cuenca sobre �Pol�tica y seguridad�

Izamiento de banderas

  • Argentina: Dr. Daniel Cuenca
  • Rotaria: Luis Carello

Informe de secretar�a por Leonardo Lerda Hoy tenemos el placer de recibir en nuestra tribuna al Dr. Daniel Cuenca, Ex Ministro de Seguridad de la Provincia de Santa Fe. De Interact Club de Rosario: Valentina Bearzotti y Pablo Mazza Invitado por Eduardo Sutter Schneider, su hijo Germ�n Noticias de nuestros socios

  • El mi�rcoles 24 de noviembre disert� en el R.C.R. Milenio, Ra�l Fern�ndez Milani, sobre �Las obras de Rotary�
  • El lunes 29 de noviembre, en la Universidad Austral recibiron los diplomas de egresados: El Contador Diego Linari Micheletti, en Maestr�a en Ciencias Empresariales, y el Ingeniero Industrial Pablo Linari Micheletti, en Maestr�a en Agronegocios, hijos de nuestro amigo Marcelo. Felicitaciones.

Entrega de diplomas a Mejor Compa�ero El d�a jueves 25 de noviembre, en el Teatro El C�rculo, se hizo entrega de los diplomas a Mejor Compa�ero a los alumnos de la Escuela Superior de Comercio. Al acto asistieron Jos� Adjiman, Franklin Quagliato y Oscar Zamboni. El pr�ximo viernes 3, se les entregar�n a alumnos del Colegio La Salle. Escuchemos a los chicos Ma�ana jueves 2 de diciembre, a las 16 hs., en la Escuela N� 1090 �Domingo Matheu�, sita en calle Buenos Aires 6390, la Orquesta Sinf�nica Infanto y Juvenil �El Tri�ngulo�, con 65 integrantes, dirigida por la directora Evangelina Gaido, ofrecer� otro recital del programa Escuchemos a los chicos. Est�n todos invitados. Nuevo consejo de administraci�n de la Fundaci�n Rotaria de Rosario Presidente: H�ctor Gustavo Pugliese (R.C. Rosario) Vicepresidente: Juan Carlos Masoero (R.C.R. Oeste) Secretario: Leonardo Lerda (R.C. Rosario) Pro Secretario: Ruben Nardo Deto Brugnerotto (R.C. Rosario) Tesorero: Leonardo Beimaras (R.C.R. Millenium) Pro Tesorero: Emilio Sigul�n (R.C.R. Millenium) Vocales Titulares: Juan Carlos Bureu (R.C.R. Ovidio Lagos), Miguel Angel Milano (R.C.R. Plaza de la Bandera), Clide Garay (R.C.R. Millenium) y Arnaldo Bearzotti (R.C.R. Oeste) Vocales suplentes: Carlos Cristini (R.C.R. Parque) y Omar Q�esta (R.C. Rosario) Adem�s contin�an electos por otro per�odo los Revisores de cuenta: Humberto Santoni (R.C. Rosario), Roberto Turco (R.C.R. Parque) y Jos� Luis Locascio (R.C. Rosario) Pr�xima reuni�n Viernes 10 de diciembre, a las 21 hs., en el Restaurante Mercurio, oportunidad en la que realizaremos la cena de fin de a�o. Tambi�n tendremos la 3� Asamblea General Ordinaria. Incorporaci�n de socios Hoy nuevamente es un gran d�a, dado que vamos a incorporar a dos nuevos socios. Invito a Ren� Balestra y Ram�n Sisti para hacer las correspondientes presentaciones. Ren� Balestra: Esta mesa es m�s importante de lo que mucho de la gente que la frecuenta cree, a veces lo sabe. Y a veces pasa, sin darse cuenta, de que esta mesa es un laboratorio, es un taller, es un aula, donde todos, rec�procamente, nos mejoramos y nos embellecemos, porque� el otro nos faceta, nos mejora, nos eleva, nos afila, y algo mucho m�s importante todav�a, nos permite saber quienes somos, porque por comparaci�n advertimos lo que nos falta y lo que tenemos. Por eso la llegada de un nuevo componente a esta mesa es un acto importante que a m� me produce benepl�cito. Se trata de un abogado, Carlos Hern�n Deheza, que act�a en el Banco de la Naci�n, forma parte del equipo asesor de legales y que tiene m�ritos suficientes. Pero lo m�s importante es que es una persona que va a enriquecer y se va a enriquecer; o sea, es alguien que ya merec�a estar antes de ingresar y que precisamente por eso ingresa, porque no nos olvidemos que este es un club al rev�s: es un club que elige y al cual uno no puede elegir. Entonces cuando alguien ingresa es porque merec�a estar dentro de �l. Esto es lo mejor que puedo decir de Carlos Hern�n Deheza. Ram�n Sisti: Es una presentaci�n dif�cil porque se trata de mi hijo; adem�s m�s dif�cil porque habl� primeramente m� profesor en la facultad, Don Ren� Balestra. Hace poco tiempo, Juan Carlos Zuliani, presentando a Mar�a Eugenia Astiz, habl� de Don Manuel Astiz (padre de Mar�a Eugenia), como socio fundador de R.C. de San Lorenzo. Don Manuel, mi suegro, era socio, yo soy socio (gracias a la presentaci�n de Jos� Mar�a Ferrer) y ahora, gracias al padrinazgo de Roberto Caruso, tengo el placer y el orgullo de que mi hijo pase a ser miembro de esta instituci�n. Muchas gracias. Posteriormente nuestro Presidente ley� la f�rmula de ingreso al Club y coloc� los distintivos rotarios. Carlos Deheza: Agradezco enf�ticamente la invitaci�n formulada por el Rotary, en particular por Ren� Balestra, para integrar el cuerpo de socios; invitaci�n que acept� sin vacilar, por considerar un honor. Agradezco tambi�n los conceptos vert idos por mi presentador, que espero corresponder con un adecuado respeto y consideraci�n hacia los socios. Nuevamente muchas gracias. Ignacio Sisti: Buenas tardes. Hoy siento una gran satisfacci�n de haber sido aceptado en esta prestigiosa instituci�n. Muchas gracias a todos. Presentaci�n del disertante por Luis Carello Nuestro invitado de hoy es el Dr. Daniel Cuenca, quien es un destacado abogado penalista de nuestra ciudad. Fue invitado, al comienzo de su gesti�n, por el Gobernador Hermes Binner, a ocupar un ministerio que fue creado por �l, que no existi� (que yo sepa) nunca en la Provincia de Santa Fe, el Ministerio de Seguridad. Creo que todos los que estamos en esta reuni�n y los que est�n fuera de esta reuni�n, tenemos una sensaci�n de inseguridad que es el resultado de la existencia de esa inseguridad. Nuestro pa�s y el mundo en general son crecientemente inseguros, pero uno no puede preocuparse por resolver los problemas de Afganist�n o Cachemira o cualquier otro lugar, sino que apenas pueden ocuparse y preocuparse por lo que tienen cerca, por lo que es Rosario, la Provincia de Santa Fe, me refiero a nosotros, no a nuestro orador que lo encarar� como �l lo prefiera. Pero lo cierto es que hay inseguridad, esa inseguridad es creciente en nuestro pa�s, tiene caracter�sticas cada vez m�s violentas, est� ligada a fen�menos que nos resultan de dif�cil comprensi�n porque a lo mejor no forman parte de nuestra vida cotidiana, pero quiero simplemente decir que yo admiro a Daniel Cuenca porque es un funcionario �ntegro, que cuando asumi� el Ministerio de Seguridad, que debe ser m�s o menos como que a uno le den un fiero caliente, al rojo vivo, �l se puso los guantes y lo aferr� e hizo todo lo que estuvo a su alcance, involucr�ndose personalmente en los horarios m�s ins�litos, en forma ininterrumpida, sacrificando su propia posici�n personal, para tratar de aportar lo que en la universidad hab�a adquirido y hab�a visto en la profesi�n. Es un privilegio poder escucharlo hablar sobre �Pol�tica y seguridad�. Palabras del disertante Buenos d�as a todos. Es un gusto estar con ustedes en un �mbito tan especial como este Rotary Club de Rosario, a partir de la invitaci�n de un amigo, que exagera en sus palabras, pero que ha sido testigo de mi �nica inclusi�n en la pol�tica y en este marco de seguridad. De all� es que con gusto voy a expresarles algunas ideas, muchas de las cuales podemos re trabajarlas alg�n d�a desde una convivencia, desde futuras charlas; digo esto en un aspecto tan importante como es el conocimiento y el saber la realidad de lo que hoy se vive en el tema seguridad. Para empezar, siendo pesimista, dec�a la prensa por ah�, el Ministro comete sincericidio, quiz�s ese sincericidio por falta de cintura pol�tica era parte de una cr�tica en alg�n momento y para m� era parte de mi tranquilidad espiritual, de plantear las cosas de una manera clara y poder discutirlas en algo que para m� tiene un mont�n de respuestas, que quiz�s no sean las adecuadas en el tiempo oportuno, pero que hay respuestas para esto, respuestas con un marco de explicaci�n, sin demagogia; me voy a referir un poquito a esto de la demagogia que hay en materia de seguridad, a la negatividad de todos nosotros que estamos en la calle y que despu�s vamos a recibir todo lo negativo de un marco de decisiones demag�gicas. Podemos preguntarnos si pol�tica y seguridad pueden ir de la mano; una puntual respuesta, la cual voy a fundar, es que deben ir de la mano. Al contrario de lo que ha pasado en mucho tiempo donde el tema pol�tica, como el de pol�tica de gestaci�n o de funci�n p�blica estaban fuera del �mbito de la agenda de cualquier partido y s� estaba y todav�a sigue estando en muchas agendas policiales. Qu� quiero decir con esto, si no interpretamos que debemos exigir al gobierno que sea que haya una pol�tica de seguridad va a haber una pol�tica policial de seguridad, no va a haber un plano de institucionalidad de conducci�n pol�tica, de ideas pol�ticas ciudadanas, de ideas de fondo para hacer trabajar a la polic�a, que es una parte m�s de lo que es una pol�tica de seguridad. Durante a�os y actualmente se sigue marcando un rumbo equivocado en dar respuestas policiales a temas que no lo son; se sigue insistiendo con una mayor respuesta punitiva y dejando la organizaci�n de esta respuesta al jefe policial de turno, que llega hasta el patrullero de turno. Este equ�voco nos ha llevado a un mal momento que vive toda la Argentina, que vive parte de Latinoam�rica, que viven algunos pa�ses que andan muy bien en relaci�n a nosotros y dentro de ese pa�s viven muy mal, porque tambi�n su �ndice es muy alto para ese pa�s, no para el que nosotros entendemos como adecuado. Este tema del trabajo pol�tico de la seguridad reci�n se va consolidando a partir de temas puntuales que hacen reaccionar, de alguna manera, al funcionario de turno para dar soluciones. Si tuviera que empezar a enumerar alguna base en la que estamos (no me voy a referir s�lo a Santa Fe, antes de asumir en el cargo una de mis especialidades de estudios era esto y luego se profundiz� estando en el cargo, o sea que puedo hacer una narrativa general sin tener que quedarme espec�ficamente con la Provincia de Santa Fe), en la mayor�a de nuestros lugares argentinos y en muchos lugares americanos, no hay una estructura con qu� enfrentar la inseguridad. Si hoy en alguna parte de Argentina empezamos a hacer estudios serios de c�mo enfrentar el fen�meno, la respuesta ser�: un patrullero m�s o uno menos, una sanci�n m�s o una menos. Si preguntamos de qu� inseguridad estamos hablando, lo m�s probable es que nos vamos a referir a lo que dice el diario, que hubo tres asaltos, un homicidio, un robo, etc.. Qu� les quiero decir con esto, la falta de inter�s pol�tico en este tema ha hecho que hayamos perdido mucho tiempo en no saber de que fen�meno estamos hablando. Hablamos del fen�meno resultado, pas� el robo, nos ocupamos del robo; en la zona tal hay muchos arrebatos, nos ocupamos de los arrebatos. No hay estudios serios en nuestro pa�s acerca de por qu� pasa esto, por qu� pas�, por qu� va a seguir pasando. El lado pesimista de esta charla. No hay estudios cient�ficos como para decir: vamos a encarar desde una pol�tica de gobierno y no desde una pol�tica policial, porque este dato lo podr�a tener la polic�a, una seccional. Vamos a pensar si esto es estudiado por especialistas de manera tal que podamos enfrentar, tanto en una como en otra seccional; la respuesta va a ser que no. No hay estudio de an�lisis criminal que nos indique como debamos actuar como Estado para tratar de empezar a enfrentar el fen�meno de inseguridad. Hoy la mayor�a de las pol�ticas est�n actuando sobre los efectos y los efectos son el d�a a d�a. El marco de distracci�n que ha tenido, durante a�os, en todo el pa�s, el atraso que ha habido en ocuparnos del tema de seguridad, ha hecho que hoy nos encontremos en una situaci�n muy preocupante para cualquier Estado. Si nos manejamos con �ndices, nos vamos a dar cuenta que no debemos hacer un estudio cient�fico para mostrar a la gente los �ndices, a la gente hay que mostrarle el marco de pacificaci�n, no de n�meros, si puede vivir mejor eso se va a sentir en un marco de cotidianeidad, no con estad�sticas; las estad�sticas las tiene que tener el sector que tiene que estudiar el an�lisis criminal para encarar gestiones. Esto, lamentablemente, en nuestro pa�s es mayoritariamente ausente, y en las campa�as que vemos de dirigentes pol�ticos, que hablan de esto, hay una copia de recetas que quiz�s han funcionado en otros lados, sin entender de que hay que estudiar el fen�meno local, hay que saber de qu� estamos hablando para empezar a actuar. Este es el primer problema que tenemos hoy para empezar a combatir el marco de inseguridad. Si nos metemos en cualquier organizaci�n argentina y preguntamos algunas cuestiones hasta simples, como ser: �con qu� fuerza operativa tiene esta polic�a provincial?, de cualquier provincia, lo m�s probable es que tengamos datos diversos; �cu�ntos patrulleros est�n funcionando?, lo m�s probable es que no tengamos a d�nde est�n funcionando; �qu� est� haciendo este personal hoy en d�a?, lo m�s probable es que no tengamos conocimiento de d�nde est� ese patrullero, salvo que le toque determinada zona. Esto desde lo situacional es inoperancia, es ineficacia en el modo tradicional de c�mo enfrentar un marco de inseguridad. Pero esto son los efectos. A la par de los efectos desde una pol�tica puntal, de saber a qu� tenemos que atenernos, con lo cual, qu� soluci�n le vamos a dar, est� faltando una pol�tica causal. No hay una pol�tica gubernativa y ah� no tengo que hablar de pol�tica de seguridad. Hoy para poder enfrentar �ste fen�meno de inseguridad que tenemos y que va a seguir, lamentablemente va a continuar, la acci�n no puede ser desde un Ministerio de Seguridad, de un �rea de seguridad exclusiva. Si no hay una pol�tica de gobierno que en conjunto encare diversas cuestiones, vamos a seguir quej�ndonos, sufriendo el fen�meno que no tiene un marco de soluci�n desde una esfera puntual. Hay falencias muy puntuales que hoy tenemos en materia de inseguridad, ejemplo una que conocemos todos y que tiene una raz�n legal. Qu� pasa con esos ni�os, menores, que delinquen en una determina edad, donde ante la ausencia de una ley que los responsabilice penalmente, no hay ning�n remedio, legal, situacional de qu� hacer con estos chicos. Marco un ejemplo: un menor detenido a las 9 hs. por portaci�n de un arma calibre 32, lo ven vecinos por la calle, entonces un patrullero viene y lo detiene�, menor, es devuelto a sus padres a las 12 del mediod�a. A las 16 hs., otra patrulla en la zona cercana donde hab�a ocurrido el otro hecho por la ma�ana, ve que est�n asaltando un ciclista con un rev�lver; lo logran detener y ten�a un calibre 38�, era el mismo menor que a las 9 de la ma�ana estaba con el rev�lver 32, detenido, llevado a la misma policial, atendido por el mismo sumariante y con la misma respuesta del Estado�, a la noche estaba durmiendo de nuevo en su casa con los mismos padres entregado� Esta inoperancia, ineficacia del sistema, es traslada a innumerables ejemplos que podemos analizar y que debemos analizar. Mientras en el Parlamento Nacional se discut�an otras leyes de tiempos oportunos pol�ticos, la ley de responsabilidad penal del menor, sigue sin ser tratada, con lo cual sigue sin haber un �mbito de aplicaci�n normativa, como para poder dar desde el Estado un marco de una respuesta. Innumerable ejemplos de situaciones en donde estamos ante un Estado d�bil para enfrentar el fen�meno relativo a la seguridad. Vamos a un socio de la inseguridad, algo que nos ata�a a todos los abogados, el tema justicia. Tampoco andamos bien para enfrentar el tema de seguridad desde una adecuada justicia penal. Se ha implementado y est� bastante trabado el cambio a un sistema mucho m�s eficaz, mucho m�s moderno, pero hasta que ello suceda hay una gran reforma, una gran expectativa que el cambio procure una justicia r�pida y con respuestas. Lamentablemente en la gran mayor�a de las situaciones no hay un marco de justicia adecuada, procesos largos y sin sanciones colaboran en el marco de una reiterancia primero y una reincidencia despu�s. Estamos trabajando siempre con el mismo p�blico penal al cual el sistema de justicia no le llega. Esto ocurre en casi toda nuestra Argentina, en donde los sistemas van detr�s de los sistemas judiciales, detr�s de los acontecimientos. Esto tambi�n debe ser encarado en el marco de una reforma para que haya leyes que permitan sancionar y no con mano dura sino mano firme; tiene que haber una respuesta del Estado en un marco de infracci�n, de premios y de castigos. Esta inoperancia, esta debilidad del Estado ha hecho que se le haya perdido el respeto a la autoridad, se haya menospreciado a la autoridad y parte de esto es el marco de violencia y de rebeli�n que tiene cualquier imputado. Esto es importante recalcarlo, porque es parte de lo que se ve desde el mundo criminal hacia la respuesta del sistema; este enfrentamiento entre el imputado, el criminal y el polic�a, esta falta de credibilidad entre el imputado y el marco de justicia hace que la desvalorizaci�n de este tipo de situaciones nos enmarquen en mayor plano de inseguridad del que uno cree y que cree que con las respuestas m�gicas de polic�a y justicia esto puede llegar a mejorar en un principio. Con el marco de las respuestas con que los distintos gobiernos provinciales y municipales (me debo retener luego en el marco municipal) que se est�n encarnado son detr�s de los acontecimientos, lamentablemente. No hay un marco pol�tico de gestaci�n, de cierre, de creaci�n de nuevas formas delictuales; si no empezamos con una pol�tica para que bajen las causas de criminalidad, el auge de las causas de criminalidad va a ir incrementando el caudal criminol�gico viviente y no nos van a alcanzar la cantidad de polic�as, que tambi�n van aumentando en base a la cantidad de criminales que andan sueltos. Digo, asemejando a una f�brica que produce un mal producto, si no cambiamos la producci�n del producto, este producto sigue en circulaci�n y este es el grave tema de hoy de la falta de pol�ticas totales del gobierno. A veces la evitaci�n del ingreso del menor o de aquella persona en el circuito criminal, nos est� evitando el futuro criminal del a�o que viene, nos est� evitando el futuro violento, que luego en una escena familiar castiga a su mujer; estamos evitando actos de criminalidad. Esto es imperioso que lo iniciemos. Es muy dif�cil desde un marco de pol�tica p�blica empezar esto en el tiempo. Por eso les dec�a que comet�a sincericidio y las arduas cr�ticas de las faltas de repuestas, falta de debates para poder discutir esto enserio y establecer pol�ticas p�blicas. Si ustedes me preguntan �c�mo vamos a encarar los pr�ximos a�os el tema seguridad en nuestro pa�s?, les voy a decir que puede haber dos caminos: hay uno que es cierto, estamos en un Estado muy d�bil, con una polic�a ineficiente, muchas veces corrupta, ineficaz en muchos aspectos, con mucho para hablar del segmento policial, un tema puntual, tenemos que armar un nuevo modelo de polic�a, , que no se gesta en menos de 15 a�os, porque hay que renovar los planteles y hay que acostumbrar a nuevas culturas de trabajo, a�n con los mismos que est�n hoy y con los nuevos ingresos que van a ir renovando a las viejas culturas que est�n hoy; no cambiamos un polic�a en menos de 15 a�os, que es la mitad de vida �til de un polic�a, con lo cual empezamos a trabajar a mediano y largo plazo. Por otro lado �tenemos un segmento penitenciario adecuado como para que el Estado diga que aquel encarcelado luego puede ser otra persona a partir de la aplicaci�n de una pena?, no, no tenemos institutos adecuados ni tratamientos especiales para aquel que, en �ltima instancia, termina su vida activa en una prisi�n, tenga un mecanismo de cambio. La mayor�a de los presos nuestros, de nuestros lugares argentinos, son presos sin condena que no est�n en c�rceles sino que est�n en institutos policiales, haciendo nada, tratando de sobrevivir, todos procesados a la espera de un eventual juicio o sentencia. Estos en alg�n momento terminan su estancia all� y vuelven a la calle. Si el Estado en su estancia no hizo nada es muy probable que vuelvan a reiterar la conducta delictiva con mayor violencia que la que adquirieron al momento del ingreso. Todo esto est� chequeado. Los resultados est�n, desde el punto de vista t�cnico, dogm�tico, estudiados. Falta que se tomen decisiones como para empezar a intentar llegar a hacer algo en este marco de encierro. Esto es lo situacional. Hoy en Rosario tenemos m�s de 1000 detenidos, alojados en dependencias policiales, que los tienen que trasladar a la ma�ana a Tribunales, que el patrullero tiene que trasladar a la Asistencia P�blica, que lo tienen que movilizar, custodiar, etc.. Para empezar con un marco de pol�tica, es el problema b�sico a solucionar y que lleva su tiempo, de inversi�n, de diagramaci�n, para ver hacia que modelo vamos. No salgamos de este modelo de hoy, que requiere de un marco de instrumentaci�n; pensemos en un marco de pol�tica de Estado. En esta familia que sus hijos no van a la escuela, tenemos que ocuparnos de hacerles cumplir que vayan a la escuela, pero esto no lo hace un Ministerio de Seguridad, esto lo tiene que hacer otra �rea. Si en ese bald�o deshabitado, podr�amos armar una canchita de f�tbol y tener un instructor de deportes, empezar�amos a hacer ese esfuerzo, de parte del Estado, de evitar la desviaci�n de ese chico, que seguramente va a imitar al l�der de su cuadro y va a ir por el camino f�cil de la venta de la droga, porque esto es mucho m�s f�cil que tener una vida ordenada. Si no metemos un pie en pol�ticas p�blicas, de tratar de evitar la creaci�n de nuevos modelos criminales, esto va en un aumento que no puede ser contrarestado con el aumento de la severidad del uniforme, mayor criminal, mayor uniforme; no es una ecuaci�n. El Estado tiene que tener una pol�tica abierta a un mont�n de otras �reas para tratar de ir cerrando, minimizar la posible salida de un marco criminal mayor del que tenemos. Se est� hablando hoy de lo que es la municipalizaci�n de la seguridad, de ver que hacemos con los municipios y la seguridad. Ojal� tuvi�ramos municipios que encaren el tema seguridad con todo lo que se precisa para encarar este tema. Encarar este tema no es decir me voy a atender mi propia polic�a, salir a la calle con mi propia polic�a, porque desconf�o de la otra. Vamos a tener conflictos de doble polic�as, como tienen pa�ses y ciudades adelantadas, como por ejemplo Barcelona, que tiene polic�as locales con las polic�as nacionales; pa�s ordenado, polic�a ordenada, creada en otro momento. Es importante que el municipio se meta en el tema seguridad. �Por qu� hay tanto alcohol en la calle, en la madrugada, con los menores?, �falla la polic�a o la Municipalidad que no va a ver los kiosquitos que venden alcohol a los menores, a pesar de una expresa prohibici�n?. �Por qu� encontramos a los menores en lugares que no soy accesibles?, porque los est�n dejando entrar, est�n faltando controles, que no deben ser s�lo ejecutados por un marco policial sino por un marco de poder de polic�a municipal. Si un municipio hoy quiere meterse de lleno en la colaboraci�n con el tema de la seguridad, tiene un mont�n de herramientas. �D�nde van los repuestos robados?, seguramente si el municipio quiere, empieza a investigar todos esos galpones, esas reventas, donde va a encontrar un circuito de autos robados, una de las principales econom�as delictivas. Esto lo puede hacer cualquier empleado municipal que se ponga ha estudiar el organigrama de su trabajo y se empiece a meter en lugares donde hay posibilidades delictivas; va a detectar delitos. �Por qu� hay trata de personas en los bares, en los prost�bulos?, �qui�n habilita y controla los prost�bulos?, hay un mont�n de facultades municipales que si se ejercieran, con una adecuada cooperaci�n con la polic�a de la Provincia, con la polic�a de seguridad, ser�a un adecuado eje de trabajo para un marco de una pol�tica de seguridad. Finalizo, para todo esto hace falta algo importante (no solo querer es poder), una decisi�n pol�tica general, sostenible, a pesar de las dificultades, para encarar este tema, sino este tema quema y al que tiene carrera pol�tica le quema el doble. A m� me quemo, sin ning�n tipo de posibilidad de nada, porque hoy estoy trabajando en la misma funci�n que estaba en el 2007, en mi mismo estudio, con mi misma c�tedra, el intento val�a la pena, una vez hab�a que salir, ten�a que ir a ensayar lo que entend�a adecuado; lamentablemente para m� (enfermedad mediante) me tuve que ir, no lleg� a esgrimirse m�s del 20% de lo que estimaba se pod�a llegar a hacer, quiz�s la decisi�n estaba, pero esta decisi�n debe ser gubernamental y debe tener un compromiso personal, que es muy dif�cil de lograr. Nuestros pol�ticos en sus programas de trabajo ensayan teor�as que son inaplicables, no lo digo por el Gobierno de la Provincia de Santa Fe, digo en general. Hay mucho an�lisis de pol�tica que cuando los tenemos que analizar son medidas impracticables, son medidas que fomentan alg�n voto, alguna respuesta, pero sin meterse de lleno en el tema seguridad. Hoy el tema de seguridad se va a resolver a mediano y largo plazo si hay una decisi�n gubernamental general de las �reas de gobierno que acompa�en un proyecto de seguridad, que no es dif�cil hacerlo, lo que es dif�cil hacer es un problema del Gobierno, por all� es m�s visible hacer un puente que la construcci�n de un barrio destinado a tratar de evitar que all� se produzcan nuevos delincuentes y tratar de contratar profesionales para trabajar en �reas distintas. Es cuesti�n de equilibrio. Estamos entre el dilema, como dir�a Carlos Nino, �un pa�s al margen de la ley� o, como dice otro distinguido, �el atroz encanto de ser argentino�, entre estas dos respuestas creo que nos podemos encontrar para tratar de lograr alg�n margen adecuado de pacificaci�n, que no es m�s que esto, sentirse seguro en nuestro pa�s. Despedida por nuestro Presidente Vamos a ir cerrando la reuni�n de hoy. Agradecemos al Dr. Daniel Cuenca por su maravillosa disertaci�n; ha sido absolutamente clara de todo aquello que sabemos, pero que dicho por alguien con la capacidad y experiencia que ha tenido �l, suena un poco m�s complicada y m�s tr�gica, pero es la realidad. Le entregamos un certificado por su disertaci�n, un presente de nuestro Club y un libro de las Batallas del General San Mart�n. Queremos aclararles algo, para que no queden dudas, sobre la p�gina web que se present� la semana pasada. Esa p�gina es de nuestro Club, es propia, dado que antes el servidor pertenec�a a otra instituci�n. Por primera vez tiene su propia p�gina: www.rotaryrosario.org.ar Queremos agradecerles en este �ltimo almuerzo de este medio a�o rotario, a Martha Cura y a todo su equipo, a los mozos que nos atienden tan gentilmente: Manuel, Daniel, Bel�n y Andrea, un aplauso para ellos. Para quienes no asistan a la reuni�n del viernes 10 de diciembre, en nuestra cena de fin de a�o, queremos desearles que tengan muy felices fiestas, agradecerles por la compa��a que nos han brindado y que tengan un muy buen fin de a�o y un excelente principio del 2011 con sus familias. Salud para todos ustedes. Por �ltimo los convoco para la �ltima reuni�n, el viernes 10 de diciembre, a las 21 hs., en el Restaurante Mercurio.

CONVOCATORIA A ASAMBLEA

Conv�case a todos los socios del Club a la

ASAMBLEA ANUAL ORDINARIA

que se realizar� el

Viernes 10 de diciembre de 2010, a las 21 hs.,

en el Restaurante Mercurio,

para elecci�n de Presidente 2012/2013 y

autoridades de Junta Directiva 2011/2012

 

 

Rinc�n de los Recuerdos

Los tres socios con m�s de 50 a�os en el Club

Rodolfo De Dominicis � Enrique Ferrari- Egon Meyer Mast