Boletín de la reunion nº 3735

Volver

AO XLVI N 2165 La reunin de hoy 3735 Asistencia total 85 Socios del Club 80 Invitados por el club 4 Invitado de socio 1 Programa

Izamiento de banderas
  • Argentina: Ing. Miguel Lifschitz
  • Rotaria: Adriana Martnez
  • Rotaract: Juan Manuel Roizarena
Informe de secretara Hoy tenemos el placer de recibir en nuestra tribuna al Intendente de la Municipalidad de Rosario, Ing. Miguel Lifschitz. Tambin nos visita la Gobernadora de Distrito 4940, Adriana Martnez. De Rotaract Club de Rosario: Juan Manuel Roizarena, Presidente Invitado por Jaime Abut: el Dr. Jorge Abdelmalek Noticias de nuestros socios
  • El 3 de octubre, en Roswell, Atlanta, Estados Unidos, contrajo matrimonio Nicole Oliver y Juan Pablo Vidour, hijo de nuestros amigos Susana y Miguel Angel Vidour.
  • El pasado 7 y 17 de octubre, Gustavo Gardebled, particip en la seleccin del Lder e Integrantes del IGE que visitarn el prximo ao el Distrito 4060 de Repblica Dominicana.
  • Lamentamos informar que la Junta Directiva acept las renuncias de los amigos Alfredo Campodnico y Calixto Armas Pfirter, por motivos personales.
  • El da 17 de octubre naci Valentina, sexta nieta de nuestros amigos Mara Cristina y Marcelo Linari Micheletti. Muchas felicidades.
Apertura de clasificaciones El Comit de Clasificaciones y Admisin de socios propone la apertura de la clasificacin: Cuerpo Consular. La misma se encuentra a disposicin de los socios para proponer candidatos. Prxima reunin Mircoles 28 de octubre, a las 12:30 hs., en el saln Carlos Pellegrini, del Jockey Club de Rosario, oportunidad en que tendremos compaerismo y el festejo de los cumpleaos del mes de octubre. Presentacin del disertante por nuestro Presidente En esta jornada en la que tenemos el halago y la satisfaccin de contar con la presencia de nuestro respetado y muy estimado Intendente y amigo el Ing. Lifschitz, es un da en el que seguramente su mensaje va a provocar en ustedes reflexin; reflexin que confiamos se transforme en acciones, mero pensamiento pasivo sin la accin consecuente es incompleto. El Ing. Lifschitz es, no slo por su condicin del rol que ocupa sino por sus caractersticas personales, un verdadero lder; un lder ejemplar; un lder que convoca a la grandeza; un lder que convoca a ser un referente. Nuestra institucin, que como todos ustedes saben, es una unidad en la diversidad, tiene vedado tratar temas polticos y religiosos, que ms bien arriesgan dividir o separar; el de hoy no ser un tema poltico ni religioso. Nuestro Intendente tiene a su cargo, con la gente que lo acompaa y con la concurrencia del Poder Legislativo, que es nuestro Concejo Deliberante, estar al frente de una ciudad como la nuestra. Rosario es motivo de orgullo para nosotros que la habitamos pero tambin motivo de admiracin para los que la visitan o se refieren a ella desde afuera. No es solamente la capital de la Regin Centro, es tambin el polo cientfico y tecnolgico donde se estn desarrollando las disciplinas del futuro, en la biotecnologa, en la gentica, en la genmica, etc.. Por si todo esto fuera poco, en la vera de nuestro ro Paran, desde Timbes hasta Ramallo (150 o 160 kilmetros), se halla la concentracin ms importante, yo no digo de la Argentina y perdonen si me agrando, tal vez del mundo en materia agroindustrial. Toda la cadena de valor que otros pases, Brasil y Estados Unidos, tienen dispersa, ac la tenemos concentrada en 150 o 160 kilmetros. Eso implica la posibilidad de que esa integracin de la cadena de valores entre lo productivo primario, la industrializacin que la procesa, la logstica que la transporta, la almacena, los puertos y hasta la Bolsa donde se cotiza en contado y en futuro, concluye por ser una triloga que hace sinergia. Rosario es en este sentido, sin ninguna duda, un referente nacional de la mxima importancia, porque en proporcin su producto bruto geogrfico represente el epicentro de la ms importante y representativa exportacin de la Repblica; pero no cualquier exportacin, la exportacin en la que la Repblica tiene la mxima competitividad mundial que es la agroindustria. Pero Rosario que tiene estos atributos, que nos enorgullece, nos halaga y nos compromete, tiene tambin algunos problemas. De ellos, nuestra institucin que es de servicio y de vocacin de ser tiles a la sociedad a la que pertenece y que le pertenece, reconoce que tenemos algunas deudas pendientes. No podemos permitirnos ni arriesgar que sea una sociedad tan desigual, tenemos demasiadas desigualdades en trminos (no slo marginados) de gente que no forma parte del sistema. Y la desigualdad es sinnimo de insuficiencia educativa, de insuficiencia en trminos de aptitud laboral y hasta de valores y de compromisos. Tenemos que integrar la sociedad en lo poltico, en lo econmico, en lo social, en lo cultural porque es todo una. Para ello, independientemente de las inversiones fsicas en capital productivo o infraestructural energtico, tenemos que invertir en capital humano y social. En capital humano para que cada uno tenga algo que esperar, algo que perder, algo que buscar, algo que imaginar de un futuro mejor factible que la bsqueda protagonice. Tambin para la sociedad para agilitar a travs de valores una pertenencia en la asociatividad. La economa no ser mejor nunca que la sociedad que est en su base ni la sociedad ser mejor que los hombres que la componen. De todo esto seguramente nuestro Intendente tiene mucho ms y mejor que decir que yo mismo. Muchas gracias. Palabras del disertante La presentacin excesivamente generosa de nuestro querido amigo Jaime, me pone en un desafo casi insalvable que es tratar de estar a la altura de la misma y poder en pocos minutos compartir con ustedes, dentro del marco de la temtica que estaba propuesta (municipalismo, descentralizacin, autonoma), no una reflexin terica conceptual, sino ms vale una mirada sobre la realidad de la ciudad, las perspectivas de la ciudad, de la regin y los desafos ms importantes que se nos plantean, pensando en una idea de desarrollo local, regional. Desarrollo es una palabra que tiene distintas acepciones, que tuvo un gran desarrollo y una gran vigencia durante buena parte de la dcada de los 50 y 60, tanto as que lleg incluso a dar origen como idea poltica y econmica a un partido, que estuvo en el gobierno como fue el del Dr. Arturo Frondizi y lo que en su momento fue el Movimiento de Integracin y Desarrollo. RCR Luego en la dcada de los 80 y los 90 los modelos econmicos que predominaron en el mundo y tambin en la Argentina abandonaron esta idea de desarrollo, que se vuelve a retomar en la ltima dcada con algunas otras miradas, ya no se piensa solamente desde la mirada econmica, desde la vertiente de la economa, sino que tambin empiezan a aparecer los conceptos de desarrollos humano, social, sustentable, sostenible. A m esta idea de desarrollo sustentable me parece interesante para aplicarla, no slo a un pas, a una regin, sino tambin a una ciudad. Creo que desde el punto de vista de una ciudad, el desarrollo tiene por lo menos tres componentes fundamentales: uno, sin duda, el desarrollo de la economa, no hay ciudad sin economas, sin desarrollo de la actividad empresaria, de la actividad privada, sin generacin de riquezas, sin generacin de empleos. El segundo componente es el desarrollo urbano, el equilibrio en el crecimiento de las ciudades en la dotacin de sus infraestructuras, un crecimiento planificado, acompasado, que permita ir garantizando el crecimiento de la economa, el avance de las zonas residenciales, de las zonas de esparcimiento, en un esquema armnico, no solamente para las actuales generaciones, sino tambin pensndolo en perspectiva del futuro, porque la ciudad es un proceso que se construye fundamentalmente para las prximas generaciones. Y finalmente, sin ninguna duda, como lo planteaba bien Jaime, hay una componente del desarrollo que tiene que ver con lo social, con los procesos de inclusin, de equidad, de cohesin social, que se dan dentro del mbito de las ciudades. Con esta mirada y trayendo la realidad de la ciudad de Rosario, de este 2009, yo dira que en lo que tiene que ver con el desarrollo econmico de la ciudad, con las perspectivas del desarrollo de la economa para la prxima dcada, es probablemente la mirada donde podramos tener un mayor optimismo, por lo menos desde mi perspectiva, porque creo que estamos en el corazn de la regin productiva ms importante, ms moderna y ms competitiva de la Argentina. Alrededor de Rosario (200, 300 kilmetros a la redonda) se extiende la cuenta agropecuaria ms productiva, ms innovadora, ms competitiva que tiene la Argentina. Ac se produce gran parte de lo que es la produccin granaria del pas; 50 o 60 kilmetros al sur y al norte de Rosario estn concentradas las 25 terminales portuarias que en su conjunto son el complejo de exportacin y del procesamiento de granos y oleaginosas ms importante del mundo. Pero adems en esta regin est concentrada buena parte de la industria agroalimentaria, la fabricacin de implementos y maquinarias agrcolas y la industria de la alimentacin. Tambin hay una gran diversidad de actividades industriales de todo tipo y en casi todos los rubros: las siderurgias ms importantes de la Argentina estn ubicadas a no ms de 100 kilmetros de la ciudad de Rosario. Por otra parte tenemos otro sector de comercio y de servicios de alto desarrollo, que ha adquirido en la ltima dcada una gran diversidad, que ha incorporado nuevas actividades, que ha desarrollado el turismo como una actividad innovadora para la ciudad de Rosario, con todo lo que eso significa, con toda una gama de servicios y de actividades que se han multiplicado en la ciudad; ha mejorado notablemente la oferta comercial y hoy es un centro de consumo que atiende, no solamente al milln y medio de habitantes de la ciudad, sino aproximadamente a otro milln o milln y medio de habitantes que se encuentran en las provincias vecinas, en todo lo que es la regin de influencia de la ciudad de Rosario. Pero adems esta gran diversidad de actividades productivas que caracterizan a nuestra ciudad y regin, tienen una gran diversidad en cuanto a la escala de las empresas y de produccin. Tenemos desde las grandes empresas multinacionales como General Motors hasta pequeas empresas unipersonales o familiares y toda la gama, entremedio, de empresas pequeas, medianas, grandes, muchas de ellas de capitales locales, lo cual nos da una gran potencialidad, porque sabemos que siempre en una empresa de capital sus intereses estn mucho ms vinculados al desarrollo de la ciudad y de la regin y cuyas races son ms profundas. Tenemos un sector de economa social que se ha desarrollado mucho en estos aos, cooperativas, mutuales, sobre viejas tradiciones pero tambin con muchsimas experiencias innovadoras. Es decir que tenemos toda la gama de posibilidades de desarrollo de la actividad privada y de la actividad productiva en casi todos los rubros: la produccin agropecuaria, la industria y en los servicios. Esto nos da una gran solidez y nos pone frente a un gran desafo hacia adelante: cmo mejorar nuestra competitividad sistmica, global, como ciudad como regin, para apuntalar el crecimiento y desarrollo de cada una de estas empresas, de cada uno de estos sectores; cmo articular mejor las cadenas de valor, justamente para generar mayor competitividad; cmo promover el emprenderodismo para generar nuevas empresas y para alentar a los jvenes, especialmente a generar nuevas empresas. All tenemos una extraordinaria oportunidad: excelentes recursos humanos, buenas universidades, todas las condiciones favorables como para que la prxima sea una dcada de crecimiento sostenido de la economa de la ciudad y de la regin, por supuesto, en la medida de que la macroeconoma de la Argentina nos de alguna chance y nos de algn marco positivo para que esto pueda ocurrir, porque lgicamente no somos una isla, pero si la Argentina puede tener una dcada razonablemente positiva, creo que Rosario tiene una gran oportunidad. Si miramos la otra pata del desarrollo local, del desarrollo de la ciudad, es el desarrollo urbano. Tiene dos actores fundamentales: uno es el sector pblico, fundamentalmente el gobierno local y en algunos casos los gobiernos provinciales o nacionales, cuando nos acompaan con algn emprendimiento; el otro la inversin privada. En Rosario, este componente, el de la inversin privada en la ciudad, es fundamental, tiene una enorme importancia, ms que la inversin pblica, al contrario de lo que pasa en la mayora de las ciudades donde la transformacin urbana (si es que la hay) en algn caso tiene que ver especialmente con alguna obra pblica. En el caso de Rosario, la transformacin urbanstica de la ciudad, en los ltimos diez o quince aos, ha tenido que ver fundamentalmente con la inversin privada, aunque tambin hemos tenido presencia de inversin pblica. Para los prximos aos tambin tenemos una perspectiva muy positiva en este sentido. Sala en el diario La Capital, hace unos das atrs, el record de finales de obras del ltimo ao y de permisos de edificacin; me informaba ayer el Director de Obras Particulares que para este ao 2009, a pesar de algunas predicciones negativas, el nmero de permisos de edificacin va a ser el mismo que el ao anterior, lo cual nos indica que hay un proceso sostenido de desarrollo de la actividad inmobiliaria. Adems tenemos grandes proyectos de inversin urbana: como el que se est desarrollando en Puerto Norte; como, con otras caractersticas, en la zona noroeste de Rosario; con proyectos de urbanizacin muy importantes que abarcan grandes zonas de la ciudad de Rosario. Con lo cual yo creo que tambin en los prximos aos vamos a poder sostener un proceso de transformacin de la ciudad importante, que va a consolidar los ejes con los cuales se ha venido transformando Rosario, es decir la recuperacin de la Ribera, la inversin privada, pero tambin el espacio pblico y el acceso libre sobre la ribera del ro y por otro lado ir completando los bordes de la ciudad y recuperando zonas ociosas para darle una caracterstica urbana. Quizs el dficit ms grande tenga que ver con inversin pblica, porque las dos obras de infraestructura que hoy requiere la ciudad tienen que ver una con el completamiento del saneamiento de la zona de la ciudad que no tiene hoy desages cloacales; con la construccin de una planta de tratamiento para los lquidos cloacales, para que en pleno Siglo XXI no sigamos tirando lquidos crudos al ro Paran; con la renovacin de las viejas instalaciones del radio cntrico de Rosario, que tienen ms de cien aos y que deben ser reconstruidas para que no tengamos permanentemente un centro bombardeado con orificios en todas las cuadras y todas las esquinas, producidos por el hundimiento de las viejas instalaciones de cloaclas del radio cntrico de Rosario. Por otro lado, la otra gran obra de infraestructura que requiere la ciudad, es completar los pavimentos en toda la periferia, en todos los barrios. Estas dos obras combinadas implican aproximadamente una inversin de tres mil millones de pesos. Es una inversin importante que est alejada de las posibilidades del municipio; para tener una idea representa aproximadamente tres presupuestos municipales, pero es la obra que necesita Rosario. Si nosotros queremos que de aqu a diez aos la ciudad sea una ciudad moderna, no solamente en algunas zonas sino en toda su extensin, necesitamos buscar la manera de tener una inversin de aproximadamente unos tres mil millones de pesos, si lo repartiramos en diez aos seran aproximadamente unos trescientos millones de pesos anuales, para tener una relacin nosotros recaudamos de tasa municipal aproximadamente doscientos millones de pesos, o sea que sera la recaudacin de una vez y media la tasa por ao, durante diez aos. Es la cifra que de alguna manera deberamos lograr conseguir para poder completar esa infraestructura y para acompaar el desarrollo inmobiliario privado, para poder dotarlo de infraestructura y para facilitar la posibilidad de radicacin de nuevas empresas, de nuevas actividades econmicas en la ciudad, que necesitan de la infraestructura de servicio que resulta imprescindible. El tercer aspecto del desarrollo, el social, es quizs el que ofrece mayores dificultades, el que nos abre mayores interrogantes y el que nos representa mayores desafos. Este problema social no se resuelve solamente con recursos, requiere tambin de polticas acertadas que no pueden ser solo locales, tienen que ser nacionales y provinciales, donde el gobierno local puede sumarse y acompaar. Pero desde el punto de vista de lo social tenemos dificultades, Argentina tiene dificultades y nosotros las tenemos aqu en Rosario. Tenemos un sector de pobreza estructural que est alrededor del 10 % 15 % de la poblacin, que vive fundamentalmente en asentamientos irregulares, alrededor de unas ciento veinte, ciento treinta mil personas actualmente; adems de un sector de pobreza que ya no vive en asentamientos irregulares, sino que vive en zonas humildes de la ciudad, que es un sector que podra con el desarrollo de la economa y la generacin de empleos salir de su situacin de pobreza. Pero el sector de pobreza estructural es muy difcil que salga de esa situacin aunque crezca la economa, aunque se generen empleos, porque requieren de polticas muy activas que permitan cortar ese crculo perverso. Es el crculo de la pobreza y de la exclusin social que hace muchas dcadas atrs tena una escalera ascendente que permita en general que la gente fuera saliendo de esa situacin de manera paulatina, a travs del ahorro, a travs del trabajo y fundamentalmente a travs de la escuela pblica. Muchas de esas cosas se han perdido, por lo tanto hoy las familias y los nios que nacen en esa situacin, casi con seguridad estn condenados, si no hacemos nada distinto, a crecer, desarrollarse y permanecer en esa situacin, que se convierte finalmente no solamente en una exclusin de tipo econmico laboral, sino educativo, cultural, de integracin, con lo cual el problema es complejo y no tiene soluciones mgicas. Es necesario combatir frontalmente el consumo y trfico de drogas, porque ese es un cncer que est avanzando en la Argentina como avanz en Colombia, en Brasil y en otros pases de Amrica Latina. Pareciera que nadie toma cartas en el asunto como si el problema no existiera, pero la realidad es que hay un crecimiento sostenido del consumo, del trfico, de la produccin de drogas de distinto tipo. La droga, su trfico, su manejo, produce muchsimos recursos y por lo tanto tiene una capacidad de corrupcin, de avance y de insercin dentro de las comunidades que es realmente asombroso. Por eso me parece que este es uno de los temas que por su implicancia, desde el punto de vista social, y por su implicancia obvia, desde el punto de vista de la violencia, de la inseguridad, que hoy nos preocupa a todos en Rosario y en la Argentina, debe ser abordado con la mxima premura y con la mayor responsabilidad en todos los niveles del gobierno, fundamentalmente a nivel nacional. Este es un poco el panorama que yo veo. Es muy positivo en lo econmico, en lo urbano y con mayor preocupacin en lo social, porque all tenemos menos herramientas, desde el punto de vista local para actuar, ms all de la tarea de contencin, del trabajo social, de la salud pblica; pero no tenemos herramientas para actuar sobre las causas estructurales de la exclusin social y de la pobreza extrema. De todas formas me parece que si la Argentina toma conciencia de la necesidad de tomar esto como una prioridad, es probable que si no es en este gobierno, en el prximo el tema sea abordado con la seriedad y con la responsabilidad que merece. Hay en estos momentos en el Congreso Nacional varios proyectos que proponen una asignacin bsica por nio, en algunos casos se plantea que sea universal, en otras propuestas para que sea para algunas franjas de familias que estn por debajo de la lnea de pobreza. En cualquiera de los casos en la medida en que esa asignacin sea implementada de manera transparente, de manera profesional y se garantice como contrapartida el cumplimiento de la escolaridad y de los exmenes de salud de los nios y de los jvenes, creo que puede ser una muy buena herramienta. Finalmente podemos hacer un balance positivo. Tenemos buenas oportunidades en las posibilidades de la ciudad, fundamentalmente porque tiene un proyecto, porque tenemos una perspectiva de mediano y largo plazo, porque tanto a nivel urbano como a nivel de desarrollo econmico, incluso en las polticas sociales hay una coherencia, hay polticas de Estado que se vienen sosteniendo desde que comenz la democracia hasta ahora por sucesivos gobiernos, por distintos intendentes, distintos concejos municipales, distintos equipos de gobierno, en algunos casos con el mismo color poltico, pero en otros no. La ciudad ha logrado encontrar un camino compartido, es probable que las prximas gestiones municipales cada una le ir incorporando su impronta, pero difcilmente la ciudad se aparte de ese camino de desarrollo urbanstico, desarrollo econmico y polticas sociales que se ha venido consolidando en las ltimas dcadas. Esto es lo positivo, es la gran receta, el gran modelo de Rosario es, justamente, la continuidad y la existencia de polticas de Estado. No tengo ninguna duda que cuando nuestro pas tenga polticas de Estado y continuidad y cada gobierno se asiente sobre lo que construy el anterior y siga adelante, vamos a encontrar un camino de cambio y de transformacin. Despedida por nuestro Presidente Vamos a agradecer a nuestro muy respetado, distinguido, estimado Intendente y amigo, Ing. Miguel Lifschitz, no solamente por la presencia con la que nos ha honrado y halagado sino tambin por el mensaje que nos dej. Queremos entregarle un testimonio de su paso por nuestra mesa y como somos afectos al buen vino, que insistimos no se toma en soledad, le vamos a obsequiar unos copones. Retomando las palabras de Miguel, evoc dos temas que siguen siendo bsicos: polticas de Estado y continuidad. Es menester que las polticas de Estado vayan ms all de las polticas de gobierno, lo cual implica retomar lo positivo de las que vinieron antes; ninguno est inventando la gestin cuando la inicia, ni ninguno deja terminada la gestin cuando se va, alguien la empez antes, alguien la seguir despus. Eso es polticas de Estado y eso es continuidad; continuidad es previsibilidad y previsibilidad es madurez. Pero todo eso vale en una reunin como la nuestra que convoca a hombres por sus calidades, esta es la sociedad de los mejores o pretende serlo, y al mismo tiempo tratamos de que como hombres libres vivamos en una sociedad que preserve o recupere la igualdad de oportunidades, la movilidad social ascendente, para vivir en paz social, en respeto y en tolerancia. Esa es la aspiracin y si es aspiracin debiera ser el objetivo. Gracias Miguel por tu presencia y por tu mensaje. Esta es tu casa y estamos a tu disposicin, como siempre. Las opiniones de los disertantes son personales y no implican responsabilidad del Rotary Club de Rosario.